viernes

Jazz porque el cuerpo suena


 

Porque te quiero en esta historia.

Aquí,

presente,

cercano,

tibio,

lleno de madrugada

porque es la única manera de soltar el oxígeno

como un globo rojo que estalla en las alturas.

Tan dimensional,

mi paso,

y el tuyo imaginario,

posible el jazz que escucho cuando entras de forma inoportuna por mis sueños y te quedas y dejo que entres como simulando un rechazo fingido y estás y te mantengo ocupado para que el despertar sea nube contra nubes o una pieza de ajedrez en la rutina de jugarme para ganar.

Y ganas la batalla de desearme como aquella tarde del beso nunca dado,

nada de poseer porque no se llama pertenencia  

la última partícula de desear amándote.

No importa los púrpuras que nos nazcan en el despacio ir de la tormenta.

Lloverá en la espalda las veces que sea necesario,

y mi lengua detendrá el cauce donde tiene que morir.

Solo ahí es donde quisiera morir entre esas muertes que deja la ancianidad gastada de tanto abrazo, irremediable descanso sobre un mismo pecho.

Tendrás la bandolina cuando uses mis piernas y me tocarás la pieza de una forma magistral.

Tan así será el canto de la sirena,

el grito del pirata

y la osadía del buque fantasma.

Es la historia donde quiero inventarte.

martes

Soneto de pieles ausentes

                            inmemorium

Tu ropa y su sombra liberada,
pájaro en la piel que se eleva,
anido besos antiguos -soy Eva-
aquí vamos de caricia soñada.

-Tutti é bello- los ríos y tu risa,
aguas tibias de pura carcajada,
voy desanudándote la camisa,
mi cuerpo se vuelve una cascada.

La rosa nos mira porque espera,
los fulgores o la nieve que sueña:
dos espaldas desnudas y enteras.

Hay desorden en la caja pequeña,
la ausencia tuya no me libera,
ya vendrás con la luna abrileña.

miércoles

Lo que no somos



No somos mujeres artefacto, ni tinaja donde se recibe el semen, ni arteria adicional del otro sexo. No solo perpetuamos descendencia donde los siglos dicen que nació de una mujer, y cuando esa heredad ya no es permitida se abandona el amor.

No es solo cuerpo que suda en sus orgasmos ni sé como decirlo después de eso y del siguiente día, donde no hay caricia que se frecuente. Y no es atropello decirle a los prejuicios que ya son volátiles y que no aceptamos tiranos en el cuerpo.

Ya no somos como éramos, se ha traspasado la sucesión en una continuidad distinta, ser desde todos los ángulos, desde todos los silencios que nos daban miedo, ya la voz tiene otro sonido plural de mujer.

jueves

Cántigas en mí

2010_1105seas4playa0089

Amo.

No sé cómo ni cuándo.

Lo presiento. Él está allí.

Sé que abrirá la puerta, la ventana o el muro y me dejará entrar bajo su cobija.

Su piel tendrá forma de nube y podré reconstruir su forma sinuosa y tenue.

Mi lengua tendrá golondrinas para volar sobre su espalda.

Allí anidaré este espejismo hecho realidad.

La lluvia sigue, seguirá en mí, como lo fuiste mientras te inventaba.

No he tenido opción de que fuese distinto.

No es el destino el que viene a decirme que traza su vereda.

Ya desde siempre supe que esperarlo es la única esencia que no me ahoga.

Esto pasa como pasa todas las cosas.

El cuerpo se sosiega de un umbral indefinido.

Se sostiene o gravita de la manzana que espera morder.

Hay rotación y traslación desde mi Universo.

Giro sobre él y todo mi sistema.

Aunque tenga una luna sobre mí y otros planetas a los que amo.

Será distinto a partir de algo.

La espera sigue y yo con ella.

viernes

Sushi






Espero con el sushi a un lado. Las algas son algo de las cuales se debe comentar. Marina como soy, se sospecha algo. Es como si el verde tuviese un viaje dentro de mí y me hiciera sentir rodeos de caracolitos. Se suelta la hoja como danza y el arroz interpela mis dedos corrugados. Todo se estrecha, el mundo igual        conmigo.

Hay vertientes de ideas. Aguacate y mango porque del trópico huyen los aromas. El wasabi en la esquina de la trinchera y la soya me intimida por el resto del sorbo que naufraga despacito. Es una conspiración del mar y tanto reflejo del mismo. Pensar por allí. Ausentarse del deseo. Habitar el presagio de los milenios y su historia. Todo se vuelve enteramente delicioso, me dejo ir con la marea.

Si tan solo el mundo fuera una complacencia. Pero no lo es, el deber es convertirlo en eso.




jueves

Favoritismos

2010_0918campinghongos0082   IMG_1579

 

Diría que tengo muchas cosas favoritas:

aullar mi pieza de Rod Stewart mientras conduzco en pista o mi flamenco cuando me traban las presas;

sacar la mano del auto porque te invento y tal vez existas allá afuera como si fueras una brisa;

leer poesía -duradera del tiempo- y comer chocolate como mezcla perfecta;

tener en mi jarrón, flores con frescor y perfume;

ser Reina de la noche cuando la piel me lo provoque;

acostarme en el césped para circular los infinitos;

Amaretto si la soledad pide, posada en una noche fría;

recibir la tarjeta anual navideña de mi amiga taiwanesa

pues me la envía ya desde hace 20 años;

remojar mi cara cuando quiero creer en algo y no puedo;

desabrochar…;

apuntar una metáfora donde y cuando me venga en gana;

amar lo trivial como son los imposibles;

fotografiar lo espontáneo sin referencia técnica;

pellizcar los cachetes de mi hija y recibir persecución por ello;

o acostarse simplemente solo para imaginar;

besar pero sin destino recurrente;

comer mariscos hasta el hastío;

esperar las exigencias de mi perra que me ladra cuando estoy ante la pantalla o el control;

contemplar solitaria el horizonte como miniatura de universo;

y empezar cuando tenga de nuevo que empezar

es decir, reinventarme en lo que sigue

después de un punto y coma.

Siempre vienen favoritos que se amarran o se sueltan pero ya de esos

son secretos de luna menguante que se esperan como mensualidades de cobro, de pago o de tiquete.

¡Qué siga la complicidad y el vértigo!

6608_114341378934_664828934_2228008_8313112_n

lunes

Muestra de Exposición Hongomanía

La exposición estuvo durante todo el mes de febrero en la sala José Figueres, San Ramón Alajuela.

La actividad de inauguración estuvo a cargo de Rocío Ramírez, Directora del Centro.  Y el Acto Cultural del Grupo de Cámara Euterpe.

 

IMG_1467    IMG_1471  IMG_1476

 

                IMG_1478

 

IMG_1491

    Fotos Luissiana Naranjo

IMG_1492   

         Fotos Marlen Ramírez y Julia Matamoros

      IMG_1495

     Fotos Alex Alvarado y Mariamalia Sotela

IMG_1493   IMG_1494

 

                                      IMG_1483

jueves

Exposición “Hongomanía”

 

“El misterio de la vida, en la humedad de los silencios, en el sobresalto de un tronco, en el escondite de la podredumbre… los hongos tienen esa sinuosidad que dan belleza y eso es Hongomanía, una muestra fotográfica cuyas imágenes son capturadas desde diversas regiones del país y en distintas perspectivas. Hay maravilla en la forma, en el color, en la postura, en la fragilidad y permanencia. Algo se mueve de humano en ello, como reflejos. La poesía tiene allí su reposo inmediato. Por eso, la complementa. Compartimos eso que miramos y sentimos.”

Fotos de:

Marlen Ramírez

Mariamalia Sotela

Julia Matamoros

Alex Alvarado y

Luissiana Naranjo

 

fotom

 

Invitados están.

 

Centro Cultural José Figueres, San Ramón Alajuela

Todo el mes de febrero

Inauguración Febrero 4, a las 4pm

martes

Reina que se despoja de la noche

IMG_0728

espejo de flor que se libera y reflecta en los recónditos parajes de la memoria,

abstracta,

cómoda de sí,

sencillez que no trasciende,

no lo necesita,

no retoña en las macetas de la imposición,

del campo, es su atrevido nacimiento,

crece porque su instinto tiene una liviandad de aire,

de fuerza matinal y nocturna,

de todas las revoluciones,

ácida por el sol que se asoma y la molesta,

se esconde,

quiere huir,

huye de sí y desde la tierra que la amarra…

libre es la osadía que pretende respirar,

libre será!

martes

Crónica de un viaje a las Islas Murciélagos

 

 

DSCF7635           DSCF7641      DSCF7637

Dedicado al grupo –Ballenas fugaces-

Llegamos al puerto de Cuajiniquil, frente a los barcos pesqueros y sus banderas ahuecadas de plástico; las bollas agrupadas que alguna vez flotaron; las cuerdas con sus nudos de ligue para amarrarse del mundo y; la piel, la nuestra, como un humedal con las manos al aire; y dos delfines jugueteando a la llegada.

La lancha tiene ese régimen de libertad con el que se mueve. Tres de ellas parten de aventura. Nos movemos porque el oleaje tiene algo nuestro, algo que nos pertenece, es la movilidad de la vida. Sentarnos con cierta incomodidad deseada porque afuera de ella, digo de la comodidad, está o la inercia o la existencia.

Las aguas y su verdor oscuro nos remiten a detenernos, dos tortugas en estricta copulación, un natural remolino erótico de preservación de las especies. Y digo:-no hay mayor placer que dejarse ir con la marea y con el enamoramiento. Todo puede terminar allí en la multiplicidad de un afecto y con los aromas de sal. Aunque esa sería otra historia.

Regresan mis intenciones del por qué hago este viaje, por esas ganas de dejar atrás, lo que atrás debe dejarse y reconstruirme. Y desde la otra lancha, aparece la primera de lo que serían tres visibles visitas de una ballena. Con su lomo vertical y sumergido. Todo se detuvo. Esa inmensidad aparece y desaparece para ver las diminutas ansías de otra especie que lo aguarda. Pero así nos deja hasta otro día.

El mar produce un efecto rotundo de retarlo. Algunos se tiran al agua con la perplejidad de estar en medio océano y sentir sus vacíos mágicos. Los esperan los hilos de mar de las medusas y la perpetuidad de su ardor por varios días. Todo es parte de sentirse océano, dolor que no importa si hay asombro.

La unicidad es parte de este viaje, somos uno con solo tocar la arena de las islas. Acampamos en la longitud con la que no tememos de la noche. Cualquier distancia con el universo es una mentira.

Trepamos la montaña para brindar por la libertad, por los que aún se tientan de no vivirla y por los que sin duda, son por sí mismo, la propia extensión de su autonomía.

Seguimos profundidades y alturas para entender algo, somos toda una conexión que busca su integralidad con algo.
La variabilidad de lo que somos se siente en pequeñas ideas de racionalización. La mente no puede abrirse allí, sino damos permiso a las diferencias. Siempre hay acortamiento de vista cuando no aprendemos a ver todos los rincones que se suponen y que existen. No hay únicas verdades más que 22 abrazos y tantos más para confirmar que se puede ordenar las parodias y las diferencias del conflicto humano.

El tambor, la zampoña de los dioses de Baco soplaron noches y madrugadas y el canto de las sirenas.

La luna apareció asolapada o con la visibilidad de poder entenderle su asomo. Las estrellas fugaces eran lentas con la curiosidad de pensar que nuestros deseos, eran esos, minutos que laten para anclar parajes en la eternidad.

Cada quién asumió su cuento personal como una andanza, un reencuentro, una despedida o solo una mueca a la cotidianidad.

No pudimos encender velitas por la brisa marina pero en los ojos de todos había iluminación. Las palabras tenían música, poesía y en otros casos contradicción. Todo fue el resumen de quién somos y por quién nos dejamos ser.

Y seguían las ballenas asomándose, y las estrellas fugaces.

Y bucear era el principio de vencerse. Y todo allí, desde las burbujas del tanque, los cardúmenes rojísimos y amarillos, y los negros con puntos fosforescentes,  las estrellas de mar azuladas como pequeños ríos de todas las direcciones, de todos los sueños que se contaron y se repiten, y se terminan…

Y la madre tierra nos acerca con su tempestuosas aguas y no somos nada ante su brío y desasosiego. Aún queda sal en mis orejas y un cuerpo vibrante y movible y cientos de carcajadas.

Somos el eco de esas ballenas que se cantan y la luz que no se apaga en las estrellas que se fugan.

DSCF7671     DSCF7767        DSCF7808

miércoles

Gravedad de una manzana

 

images (2)

Es una ley de gravedad, que las palabras se caigan como una manzana,

que la lluvia tenga la misma caída

y vaya siempre a donde estoy cayendo,

a imaginarme distinta,

sin dolores en el cuerpo y en uno bello,

decir que amo los infinitos,

decir algo tan simple como que quiero amar,

desplazar la memoria de gritos y golpes,

que nada pasa con el insomnio,

que están guardadas en un envase las preguntas de quién soy, a dónde voy…

 

Y sigo cayendo…

y sigo buscando

un Dios que no sea tan guerrero ni selectivo,

ni una mafia de poder en mí misma,

o una ciencia que solo sea una postulación de las ideas que nos crecen

y nos dejen soltar el simio.

 

La luz se desploma en la sombra

y hay que aprender a ser sombra para encontrar la luz.

 

Y me despeño, y me desplomo… porque es la manera de jugar con la relatividad.

La manzana me la he comido.

Es un asunto de gravedad!








Me regresas y me devuelvo numérica
como los meses que pasan
sobre el cuerpo que ya no parece ser,
pero es...
es en la suma de todos los vértigos que te imaginaron.


Asumo la respuesta en la siesta que me obligo
para regañar mis impulsos,
y dejo uno y otro libro por toda la casa
como esperando que sea algún personaje
el que quiera asumirte.


Y los diálogos se pronuncian...
y los cuerpos aparecen...
y la noche llega para sepultar tu sombra.


Ofrezco cenizas a los dioses!


Ya te volviste mítico desde mis entrañas!

sábado

decadencia

0001

 

Pasa el aire y me aprieta el paso de la respiración. La fruta no será madura contigo.

No miras la belleza, aunque todo es bello por dentro.

El cascarón tiene formas y juventudes. Mi abrazo es un blues que se escurre lento y frágil entre cobijas.

Te diría que no entiendes nada de lo que es verdadero.

Azul de marzo tuvo la forma de mi amor incontrolable. Diciembre fue el mes donde te amé llena de árboles amarillos.

La nieve se ha derretido donde yo la inventé.

Abril tiene su decadencia. El deseo que no duerme en la piel de mis hadas.

Es tiempo de que mi cuerpo sea de otra primavera.

viernes

Inauguración no prevista

fotos perdidas 121

 

Las ramas se mueven tras el fondo azul de mis cortinas.

El viento me dice que todo afuera tiene esa movilidad.

Quizás las caderas de Shakira con sus tilintes me den la alegoría de que un país tiene sus ojos previstos en el ritmo y en una bola de fútbol.

Todo nace con esa ficción de patriotismo.

Los medios y la publicidad anulan las verdaderas ventanas, nos anulan… la apertura de un estadio tiene rostro humanitario, bandera inútil de gritos y deshechos emocionales.

Todos corren tras el balón imaginario de olvidar un poco lo que somos.

Inauguramos esa sección no prevista de la estupidez.

sábado

Vaso de agua

 

images (1)

Apago las noticias. El vaso de agua me dice que las furias tienen ironía con Japón.

El vaso se me quiebra con la sencillez de ver el derrame como un simple reguero.

La vida está escrita en minúsculas y tanta regla de cortesía que funciona de poco.

No me sirve decir que lo lamento, que me duele eso y otras cosas más en este instante.

Son tantas profecías en las que dejas de creer. No es tema para los dioses y poco merecemos irnos de ese modo.

Que las aguas nos lleven de alguna forma, a pensar con claridad.

Duele ver cómo cuando quiere, se lleva todo y arrasa algo de uno en ello!

martes

Es marzo…

11

No hay mes para recordar. No hay día específico para que vengan rostros, faenas, situaciones que nos tocan vivir, rastrear, abrazar o querer olvidar. Es marzo y se apresura la memoria de las cosas, las mías. Alguna vez tocadas por otros hasta hacerlas parecer mejor.

Hoy salió el acento en un recuerdo, de una pareja de amigos puertorriqueños cuando me tocó vivir años fuera de mi país. Cantan cuando hablan y siempre sentía tonos diversos en sus carcajadas. Tengo más de diez años de no verles pero en este momento los escuché perfectamente. El sentido auditivo tiene una memoria de la alegría. Me contenta empezar Marzo con ellos como si tuviera un audífono puesto.

Pero ahora me vienen todos los demás meses, todas las demás personas con sus voces distintas y me hacen arrullos particulares, huellas y gestos. Pero también, todo depende de la forma en que los miremos, agrego mirar a escuchar. De esta provocación que viene a mi memoria con los amigos, nace la intuición de desear volver a verles. De pronto viene la memoria olfativa y el pastel de plátano verde que lograban deshabitar cualquier hambre en esa casa. La forma como manejaban sus chancletas y hasta el tipo de letra con la que escribían. Sin duda, todo tan particular en todos los sentidos. Así debe ser de las personas que quieres, distinguirlas con los años por esos detalles palpables, casi musicales, por las formas de ser que nos hacen ser con ellos. Por la diversidad que amamos y que nos inspiran en todos los meses. Es pronto para decir que marzo termina.

sábado

La hamaca

n664828934_1665457_1685085

Miro al norte donde los pies se atan de perspectiva,

liviandad con el mar y esa torpedad de decir que el mundo es distinto con vos,

no me bajaré de la hamaca y sabes en qué sentido lo digo,

me meceré con los Dioses que creen que me inventaron,

cada día y al siguiente del auxilio

con el que crees salvarme.

 

Amarte desde la lógica repetida,

desde el otro mundo igual a este y con las mismas piernas.

 

La utopía es decirme que mientras más lejos

más te amo,

no sé si soportaría los absurdos de la lengua en otros,

la idiotez de no soñarte con esta verdad a medias,

a medias porque no dices nada.

 

Tal vez, renuncie a ese silbido de mar

y la hamaca siga su ruta con la brisa

y vos ya no estés para mecerme

como lo he inventado.

 

La piel ya no será tan bronceada como antes

ni el rubor de suplicar verte

en la próxima estación que dice como rótulo –olvido-.

 

El “blues” sigue confundiéndose con el aire

y las olas como grito de la ópera.

 

No hay lástima más que decir la verdad

pero no existe peor miseria que ocultarla!

lunes

un peluche en san valentín

 

2010_1127llanoslos0039

 

 

Te puedo regalar este poema como si fuera un osito de peluche,

dos globitos en forma de corazón con un lazo rojo intenso y una tarjeta de Hallmark, que diría:

“Te huelo como sabuesa y eres mi cupido de baladí”,

 

pero no,

la piel me dice distinto, va más allá de la ironía con que disfrazo la miel,

eres mi universo numérico, la palabra número 65 y aún sigo sin decirte nada,

 

si digo -te amo-, sigue el baladí,

si digo -te extraño-, sigue la sabuesa,

no sé ni lo que somos

ni lo que seremos,

si la piel fue suficiente,

o si darte toques en facebook sea una forma de hacerte el amor,

pero cruzaría cualquier océano solo por verte,

diría que la vida es un espejismo teatral

o un montaje de mimos

pero con caras amarillas donde el sol pega sus rayos crepusculares.

 

Tal vez suene a ternura de la que ya no existe

porque el sexo prevalece cuando se prende la luz

y el cortocircuito es leve y pasajero.

 

Esto es más de lo que se pretende,

más que un peluche y una cena romántica,

más que el pletórico canto del cantar de los cantares,

del amado, del amante, del ciego y loco amor,

del árbol cabalístico y tan dual del que tanto se siembra,

sigo creciendo con la raíz de inventarme sola pero contigo,

te perteneces, me pertenezco.

 

El regalo es que me mantienes viva, ilusoriamente viva,

la poesía crece y se colorea porque hay extractos que viven de tus árboles,

de esos deseos casi proféticos donde todo tiene sentido.

 

El siguiente toque me llegará con ramajes casi tristes

porque la distancia siempre se impone como utopías

caerán sus flores

pero volverán a nacer.

 

 

RBOL_A~1

sábado

secuencia del haber

 

2010_0721camino0003

hay llenura en esos espacios que parecen vacíos

hay de vos

hay una piel que trasnocha ansiosa un pelirrojo que se ama

hay

hay

y sigue habiendo…

 

la vida tiene una tos que se encuentra hábil por sus desnudos

el nuestro que fue

el paraíso que habitamos

 

tomé el fajón y si recuerdas

quise ayudarte en la cerradura

volvería a bajártelo ya no tan despacio

hay

hay

hay una memoria que se llama amor… y te llevaste la llave

 

el tiempo tiene el segundero de la ópera

ese clásico que me invento

cada toque de mi imaginación

 

que dirás con este drama que no me termino

con verte como si pudieras cruzar la tarde en mi calle de los Desamparados

hay

hay

hay mentiras que son hermosas.

 

 

 

 

lunes

Ensueño

 

2010_0828mariposas0014

La miro con su pijama de lunares celestes.

Todavía crece selvas en su cabello.

La cobija se confunde con el tigre que la abraza

porque ella ruge

libre y extensiva.

 

Mi dedo aún como Mar Rojo,

abre toda su manita.

Está caliente, ella me da la tibieza que no tengo.

 

Me recuesto con la dirección de solo mirarla respirar

y sentir su exhalación de mariposa en la quietud.

 

Pasa el tiempo, lo sé,

pero tarde o temprano

cuando mi hija crezca,

me hará despertar de su propio ensueño.

martes

Maneras de ver en 3d

Despierto.imageDespierto.

Miro la luna para decirme que tengo la privacidad de ser dueña de mis posesiones.

Lo mío, mis secretos son míos. Mi derecho de aislarme y guardar mi memoria, mi silencio.

La poesía que se esconde mientras vivo y no termina su final.

Arrebatan mi deseo de intimidad cuando otros me dicen que hacer, cómo soñar o pensar.

Me rebelo con esa ironía de decirme: soy libre de guardarme!!

Disco duro o tabernáculo

2010_1124marcia0005

Tengo la memoria llena, muchos auxilios de murciélagos y abejas, mientras el perro ladra porque quiere entrar y mi hija, me pide el desayuno.

Llega enero como siempre y pongo el diente de león en un vaso de agua, no lo soplaré aún, solo es tiempo de mirarlo.

Ya es hora de engavetar esas ilusiones numéricas y abrir otras, que caminan porque quieren.

Mi cábala tiene aroma de bosque y es, y será, y estará en puntos suspensivos…

No iré donde no me buscan, esta vez me encontrarán y me lo dirán de frente.

Vaciaré un poco mi memoria RAM, no habrán instrucciones para los minutos que sigan.

La poesía la diré como yo quiera.

La piel seguirá su paso por donde ella quiera tocar.

Mi Dios será mío y como lo imagine.

Habrá blanco y negro, no solo colores.

La neblina tocará mi puerta y la dejaré entrar. Aún no decido se haré lo mismo con esa palabra que llaman –amor-. No quiero que sea tan difícil de entenderla. Solo la recibiría como un beso arrebatado o como la llovizna que solo avisa juego en tu cabello para refrescarse el corazón.

La Z será una letra importante.

Me desesperaré si quiero pero sin caerme de la cuerda floja.

Abriré muchos libros con la idea de no terminarlos jamás.

No temeré a las serpientes, seré una de ellas.

El puma camina por mis bosques, y el venado también.

La pava azul tiene sus miedos pero ella siempre se escapa y sabe volar.

Mi hija no quiere ser cabra del calendario chino y yo le digo, que ella puede ser el animal que se invente.

Seguirán los inviernos con Mozart, Vivaldi  y toda la música que pueda escuchar.

Sí puedo, y dejaré de insistir.

Sé decir  -Amén- y repetirlo muchas veces.

Los dramas me seguirán fascinando.

La maldición no es del poeta, sino del poeta maldito que se no se reinventa.

Seguiré cocinando pan hasta llegar al punto.

Solo fumaría una segunda vez con él.

La felicidad que busco tiene forma de arcoiris y se ríe igual que mi hija.

Mi cuerpo seguirá siendo sábana blanca. No permitiré que cualquiera la arrugue.

Gracias pero no acepto recetas panfletarias de cómo NO debo equivocarme. Soy a partir de mis errores.

Escribiré de la muerte pero nada más.

Mi hija ya tiene su primer diario.

El perro me domesticará porque amo sus patas sucias.

Todo se revierte cuando llega a mí.

Fluiré como Rosa de los vientos.

Alguna vez me visitarán de nuevo, fantasmas, ángeles o seres imaginarios. Vivirán conmigo y se irán cuando quieran.

Solo quiero creer un poco más en las Hadas, en los Elfos y en todos los misterios.

No me tragaré idolatrías religiosas ni los egos ajenos. Es lo único que me da indigestión.

Seré fan de mis propios descubrimientos.

La política la concibo como una manifestación de lo correcto.

Pondré muros a la estupidez o a la insinuación.

Me halagará que me humillen o simplemente me ignoren, me hacen el favor de no quitarme tiempo.

Dejaré que las hormigas sigan su curso.

Reciclaje también incluye a la imaginación.

Todos los meses recogeré Santa Lucías. Las flores son de las únicas divinidades que entiendo.

 

Terminaré la lista y no es que aparente terminar. Los oráculos no siempre se entienden tan fácil. Esos son los míos y pueden reformularse.

Buscaré aire libre. Hay ofrenda de sacrificio sagrado. Ya alguien virgen ha soplado el diente de león por mí.

miércoles

Podría empezar con la forma cursi de decirle -te amo- pero no sería suficiente, o tal vez diga, que sos un pájaro que me anida soles con su pecho de árboles amarillos pero la noche cayó en la ausencia y se me hizo tarde, ...ya fue tu vuelo y no importa nada de lo que pueda decirle.

 

Es confesable intentarlo.

Me atrevo a ser cursi por vos.

Que el título sea el poema que resuma todo.

 

Debo inventarte, imaginarme que sí

que sí me imaginas en ese recinto de la ternura

que el invierno con Mozart se te parece

que mis lluvias son torpedades nada más que sirven para la espera,

te espero y lo sabes,

nada importa más que esperarte.

 

Fue piel entre nosotros,

prisa,

bosque húmedo

y entiendes el porqué escribo tanto de ramajes amarillos o del verde limón.

 

Estuve y me fui un día porque es más fácil la resignación,

no ostentar el universo o las gemas preciosas;

y perderse con el olvido

era más fácil que decirte: amor.

¡Pero te diría amor tantas veces!

 

Ahora, duele la tierra prometida,

las lenguas antiguas que van a otros muros,

a otros perfiles extraños,

duelen las señales esquivas, ajenas,

ese silencio que no huye y se acerca más y más…

me voy con él 

sin la Rosa

con pedacitos de espinas y soles.

 

Me voy, amor,

porque tu humareda tiene razón de perderme.

jueves

“atrapasueños”

atrapasueños

Nada pero nada cambiaría de mi historia.

He sido muchas veces derrota, zanja, virtud, credibilidad, un punto y coma o lo que persigue…

y en ello, asumí un cuerpo para que el paso siguiente fuera distinto o mejor.

Nada me detiene, ni las voces ajenas que cuentan una versión distinta.

Nadie me conoce más que mi propia isla

y ella flota libre de anarquías

o lenguazos del masoquismo de otros.

Conozco el mío y con ese me basta, me sé ir.

Las dudas tienen la venganza del descubrimiento.

Y hay nuevos mundos a los que siempre conquisto.

La soledad es más que estar sola como un puente de ánimo y miedos.

Sé estar conmigo misma y no me cuesta

correr los kilómetros que llevo.

¡Quién me asusta con lo que he vivido?

Si no ha sido así tan sencillo como escribir cuatro páginas al borde de un suicida.

Seguiré viva cuando yo quiera. Nunca he intentado lo contrario.

Que otro tome la cuerda y juegue en su desgracia.

Seguiré viva cuando yo quiera.

Con el placer de tener siempre mala ortografía o sueños del príncipe azul.

A nadie le importa, mi torpedad o mis alegrías.

Si he creído o descreído a los Dioses, si he amado o no… a un invicto – convicto, a un extraterrestre, 

o ese imaginario amarillo.

Lo he vivido todo con gusto y  garra, con desazón y fogosidad.

El resabio es mío. Nadie debe culparse de aburrimiento.

Es plagio imaginarme de otra forma con la que lo inventan.

Soy dentro de todo, la teleraña que sigue tejiendo su “atrapasueños” .

Feliz cobardía a todos los que se ríen de las mentiras!

 

miércoles

Me seguía, fue por eso…

2010_1213caldera0041

Me bajo del auto porque la muerte me seguía.

Y me encuentro una maleza, con una extraña forma de abandono. Me dice que camine sobre ella. Lo hago.

La muerte y la maleza tienen la misma terquedad de cementerio. Asumo que las ramas me dirán algo. Escucho algunos nombres que han huido. Otros, quedan con desgaste de rojo, negro y azul.

¿Tendrá Dios un nombre allí para huir o es la misma muerte que no entendemos que no es muerte sino maleza?

El aire me olió a todas las cosas que no queremos abandonar. Tal vez hubo amor allí donde se entierran los cuerpos, y sí exista, el amor definitivo. ¿Será el matorral, una forma de decirme que lo intente y me arriesgue?

La muerte se arriesga todos los días con la vida. Son la misma cosa en distinto cuerpo. Y yo soy en todas las cosas.

Pero el amor es distinto, creo. Tiene que existir de alguna forma, aún en letra de rastrojo o en algún número invertido o adición divina.

En esa maraña tan seca que sigue confundiéndose con la muerte, parece que hubo poco amor o simplemente es maleza. No llamo abandono lo que parece. Desde adentro llevamos alguna hierba que lo será algún día en los campos, polvo que toque muchos matorrales como éste.

¡ Que no encierren mi cuerpo ni mi amor en un lugar como estos! Quiero ser siempre muerte mientras ella me siga o ser vida cuando ella me detenga o ser maleza cuando me atreva al amor.

Después de todo, mi viaje tendrá muchas paradas como ésta.

    

   2010_1213caldera0046

2010_1213caldera0043

2010_1213caldera0045 

   2010_1213caldera0049

2010_1213caldera0039    

 2010_1213caldera0038

  2010_1213caldera0047

2010_1213caldera0048   

 2010_1213caldera0050