martes, julio 12, 2016

Libro .Zip en Guatemala por el sociólogo Oscar Sierra


1
 Embajada de Costa Rica en Guatemala, 11 de julio de 2016.
RE CONOCIENDOTELUISSIANA….
Oscar Rolando.



CERO
Me pediste que hiciera un comentario sobre tu último libro de poesía .ZIP y desde que lo tomé encuentro que no tiene final… que es constante ritmo-sin ritmo, desafío, cuerpo, gemidos, zigzagueante, grito, escupir rabietas y glorias de vida, cataratas familiares como Lillian –tu madre-, Marypaz –tu hija, “chasquido del primer llanto”-, Fkanklin –tu hermano- Franco – tu padre- tíos abuelos, “donde también nacen poemas” (No la subestimes”“Ante el semáforo“Entre Chopin y vos”, “Ante la pantalla del computador
CesáreaIncomodidad”…):
UNO
.ZIP es una PALABRA en/del/con movimiento:
a) Es la interacción del alma, los ojos y cuerpos, cosas, tiempos de la vida cotidiana de las personas y de los pueblos: “…cuando los zapatos marchan por tantas calles y destinos…” “fingir las muertes que no se reclaman” (Relato lejano) como parte de la historia política de Centroamérica como los pies y manos queconstruyen historia.
b) El .ZIP es un bisturí que desestructura y reconstruye a sistemas, espacios y símbolos para entender, explicar, buscar identidades de universo y mini universos: “alabar peligrosamente contigo, el mundo que nos descubrió el auxilio, la conciencia de lo improbable… ese perímetro en donde el hombre necesita rezar” (Única aproximación de Dios” o “La poesía me resuelve todo, -migas de pan que debo recoger- o panadera de universos” (Humanúmero).

DOS.
a) Hay momentos (páginas) donde se trazan líneas para comprender el equilibrio entre la historia humana y sus miserias, entre la muerte y la vida, esa muerte que se fabrica desde el poder económico patriarcal mata vidas, pero al mismo tiempo esa vida que abre puertas a la muerte cotidiana de la esclavitud: “Muerte imprevista… extraviada en el plomo, en los rieles, en la paradoja y los absurdos…”. O la muerte por la libertad… con desgarre de la patria que también muere”(Relato lejano  43).
b) .Zip me recuerda los miles y las miles de zetas que construyen caracoles y caracolas tejiendo libertades en minúsculo grandes territorios chiapanecos… “La zeta que me convoca a la realidad…” (Todo el .Zip)
TRES.
a) Es tu vida multidimensional, nuestra vida multifactorial, mi vida la que dibujas en las líneas de palabras. Es decir, el cosmos con toda la interrelación de átomos y sociedades, de moléculas y pasiones. No puedo sino entenderlo de esa manera.
b) Libertad de ser, para y por las mujeres que como sujetas tallan parte suprema de la historia universal y colectiva. Ser mujer en todos los rincones del sentir amor, de erotismo inédito y sexualidad, orgasmos vitales. Dimensión central del movimiento social e histórico de las luchas y contra luchas… (VaginaLa mismaLo que no somos“Erotismo inédito).
c) El tejido del .Zip es como los telares indígenas, rincones de barreales ticos, mares testigos del sacrificio ambientalista (Jairo), de la tecnología que sucumbe ante la luciérnaga rebelde, y de los prejuicios de una sociedad convencional enajenada, de miles de “Vivian” envueltas de glúteos ingenuos y de “viejos verdes”. (DesamparadosCarnívoraCuando las tortugas lloran“Mi propia batalla“La demencia“Viejos verdesVívian…).
CUATRO.
Ramas de música que hace sonar los huesos del cuerpo convertidos en gritos de protesta hacia estructuras y dogmas establecidos por la religión, los aparatos de justicia, la técnica, la ciencia, en la sobre vivencia, la mierda y la muerte ansiada y renunciada (El grillo de “Bufones y sus letras, “A ese hereje del otro díaDes-géneroVida técnica y mierda“Jazz porque el cuerpo suenaSoneto de pieles ausentes).


CINCO.
.ZIP son rincones de autorretrato, de migrante, inmigrante, de construcción de la vida, de maldiciones ante la opresión y banalidad, de delirios, pasiones y locuras internas que las vivimos todos y todas cotidianamente como jardines de nosotros (Jardín de vos“Territorio de mi sexoDulzainaManual para que el amor dure más de tres días…)
Lectura: Si el destino nos encuentro. Pág. 103.
INFINITO.
Es una obra que provoca, insulta, ama, siente, grita y revoluciona pensares, sentires y relaciones… 
GRACIAS.

sábado, abril 02, 2016

Presentación del libro .Zip por Mario Alberto Marín



Presentación

.zip: manos arriba

                                                                             Mario Alberto Marín.

                                  “¡Ah, Catedral que inicias la mañana!”
                                              EUNICE ODIO, “Tránsito de fuego”

¿Alguna vez has sufrido un asalto poético?  
        Aclaro: ¿has leído alguna vez un poemario, con la seguridad de que te están apuntando“full” mira telescópica, con un fusil de encanto, magia y sufrimiento?
La lectura de .zip, de Luissiana Naranjo, a eso me aboca.  A ser un lector deliciosamente asaltado en medio de la noche, del asfalto, de algún jardín avasallante, en medio de la cosmogonía del espejo cotidiano del coexistir y del (con)vivir.
Comprimir, desde el afán cotidiano, el dolor, las alegrías, los orgasmos, los duelos, los afectos, los mitos, los yerros, los dogmas, es labor ardua e ingrata del poeta, quien se aventura a desentrañar la argamasa del lenguaje y a tejer un sudario consignos por “in-codificar”, para que otros decodifiquen luego.  Esto lo logra LuissianaNaranjo, en este poemario, con matices inusitados: con rabia, con pasión, con desenfado, con irreverencia, con ternura.
Más allá de la convicción de que se vive y deque se coexiste, la memoria colectiva se refracta en el artista, y este, mediante su escritura, la transforma en memoria unipersonal, en bitácora de escapes, de ascendencias y descendencias, en constancia de calendarios apolillados, en los cuales, ni los bisiestos se salvan.  Todo pasa por el tamizvivencial del poeta, y de allí, el poema reafirma, construye, restituye o dinamita conceptos y coincidencias.  Por eso, la concepción de este poemario de Luissiana Naranjo es, existencialmente, beligerante.

¿Alguna vez has sido asaltado por la fuerza de un poemario?
        
         En ese caso, tratá de llamar a los gendarmes del idioma, .ZIP puedes.


                                                                             11 de febrero del 2016.  
       
  

.Zip, libro de Luissiana Naranjo

DE LA BREVEDAD, LA POESÍA
y este tomo que tienes
en tus manos.


Seré breve, como breve es la vida del Ser, que a lo sumo 80 o 90 años puede gozar los deleites que nos obsequia a intervalos la dopamina, hasta hace poco la desconocida fuente u origen de la felicidad que nos despierta cuando intencionalmente nos abismamos a las páginas abiertas de un libro, en el caso que nos ocupa, ZIP

Breve es la vida de la rama que a su paso desgarra de su tronco el viento enfurecido. Breve es la brevedad de los versos que nos obsequia Luissiana Naranjo, del mismo modo en que la metáfora del jardín social, a ratos breve, asoma sus denuncias y querellas del mundo en que la poeta vive, se apasiona y desde el que trascenderá a los planos que sueña, cuando le corresponda, porque “veloz, cruza la vida, como la lanzadera del tejedor” de Job.

Poemario intenso el de Luissiana Naranjo, a quien tuve el agrado de conocer en agosto de 2016, en su casa, en Desamparados y a quien agradezco la deferencia desde la que invito a sus lectoras y lectores a adentrarse por ZIP como quien avanza por paisaje en flor del alma humana, que a la sazón es eeste libro que tienes en tus manos. Evito ex profeso el intento de “descubrir” los códigos, dado el hecho de que ello me significaría una intromisión imperdonable en la relación que suele establecerse entre la autora/autor y sus lectores/lectoras.

Sin más, les invito a alzar conmigo la copa de vino en homenaje a la obra de Luissiana, poeta desamparadense, costarricense, y centro-latinoamericana. Una delicia en verso es este libro.


Alexander Zanches
Poeta panameño

Comentario del nuevo libro .Zip por escritora Guatemanteca Brenda Solís.

Los delirios de Luissiana, ciertamente un mapa de su vida  

Con la poesía de Luissiana pueden pasar muchas cosas, como que sólo necesites leer dos o tres poemas para embriagarte y querer seguir. Y es que la cotidianidad que hay en sus palabras supera los tradicionales recursos poéticos. Quizá porque saltan de su propia vida, de su habitación constante, de su país; quizá porque se vuelven objetos, personas queridas o lugares, porque son palabras que tres países siguientesal norte de su mapa logran acomodarse perfectas. Por ejemplo en mi patriaconvulsionada por la corrupción y la violencia o en mi vida

Versos que son andanzas alegres y que a veces lloran por los hijos de Ayotzinapa o las mujeres Iraníes que a veces reniegan del amor ausente o reivindican  un sexo o toda una humanidad en ella.  


La poesía resumida en Zip, está llena del mundo de Luissiana, llena de sus batallas personales, de sus mundos  reales y virtuales, de los  viajes a algún lugar del Sur, donde habita, de escribir sus demonios y ángeles, sobre los hombres las otras mujeres y sus propios demonios.  
Delirios es un libro marcado por una crítica social, ecológicay política  sin caer en la retórica, mas bien seduce e incita deliciosamente. Hasta adquiere la autoridad para dar elrespectivo jalón  de orejas a los poetas (bufones) pero sueña con Sartre. Hay de todo y todo deliciosamente sazonado con las palabras justas.   


Y cabe mencionar que,  Luissiana hasta maldice técnica y magistralmente en la poesía.  
El mundo virtual con todo y su vorágine de twiters y facebooksha sido benévolo con nosotras, ha tejido un puente de amistad literaria,  Oscar tenía razón respecto a la poesía de Luissiana Naranjo Abarcatenía razón en cuanto a pensar que me seduciría profundamente.

Brenda Solís-Fong
Escritora Guatemalteca


Foto/Melvyn Aguilar

sábado, mayo 23, 2015

Maremoto

Mar de vos
Mar de otro mar
Mar de amar
Mar de desarmar
Mar de sosiego
Mar impávido
Mar contra sol
Mar despacio
Mar influyente
Mar estelar
Mar de auxilio
Mar de suicidio
Mar de mí

La demencia



La demencia es un estigma.

Marca soles de desaforado desierto -casi quema- en la bioquímica involuntaria del ser.

El demente será demente porque sí,
tan demente mente bello que pinta girasoles, nubes de azulada forma y movimiento, corta orejas, escribe notas de profundidad sonora, se mueve en altibajos de cadencia musical, casi una operística forma de sentir los sonidos, esos huracanes que hablan en do, re, mi...hasta creer que una nota provoca la resurrección. 

El demente siembra flores exquisitas, petalea cada rosa como un accidente divino, escucha y persigue pájaros para llegar al cielo, toca la rigidez del tronco, se asombra de la gota escurridiza, cocina con las especies como si su búsqueda fuera otro continente, saborea los besos tan dulcísimos de tierra, de oxigenación, de azúcar...

El demente ama todas las cosas, hasta su dolor, su olvido, su vergüenza. Desata sus furias con el manejo de la luna sobre un río, perdona su ingenuidad, su clamor de ostra cerrada para siempre.

El demente pierde el tiempo, se va de sí mismo, se va hacia la dócil permanencia de lo finito, no le teme al odio, ni a la muerte desde cualquier ángulo, mas bien la espera como si fuera nacer desde la profundidad, desde un colibrí o un coral de colores intensos. 

El demente se ve en todos desde todos, es invisible y burlado, amado desde los fuegos compasivos de su sangre o extintos como insostenibles por un mundo natural casi perverso. 

La demencia es un estigma inhumano por la diversidad de su jardín, por la luz que no se ve, por la belleza que se encuentra, por la ironía de su sazón, de su rabieta irreversible.

El demente solo se imagina distinto porque lo es.






martes, marzo 03, 2015

Cuando las tortugas lloran...(A Jairo)



Verde o azul es donde huye  la tortuga, 
disidente Jairo de las luchas pequeñitas.
Todo el mar es su testigo 
y la afrenta es cuando un hombre diminuto quiere salvarlo. 
Coral -voz- sepultada,
arrullo de ausencia,
mar del mar ingrato
que te hace arena
y te asfixia impune...
deja tu ser de oxígeno,
hombre tortuga del océano que llorará
su abandono 
para siempre.

jueves, mayo 22, 2014

Demasiado

Demasiado tu cuerpo,
demasiado...
lápiz que quiebra su punta en el contorno de una esquina
donde no importa escribir los impulsos y donde el beso es casi
un imaginario
un precipicio
una laguna mental
un desvarío
un demasiado imposible de regresar.

viernes, septiembre 20, 2013

Jazz porque el cuerpo suena


 

Porque te quiero en esta historia.

Aquí,

presente,

cercano,

tibio,

lleno de madrugada

porque es la única manera de soltar el oxígeno

como un globo rojo que estalla en las alturas.

Tan dimensional,

mi paso,

y el tuyo imaginario,

posible el jazz que escucho cuando entras de forma inoportuna por mis sueños y te quedas y dejo que entres como simulando un rechazo fingido y estás y te mantengo ocupado para que el despertar sea nube contra nubes o una pieza de ajedrez en la rutina de jugarme para ganar.

Y ganas la batalla de desearme como aquella tarde del beso nunca dado,

nada de poseer porque no se llama pertenencia  

la última partícula de desear amándote.

No importa los púrpuras que nos nazcan en el despacio ir de la tormenta.

Lloverá en la espalda las veces que sea necesario,

y mi lengua detendrá el cauce donde tiene que morir.

Solo ahí es donde quisiera morir entre esas muertes que deja la ancianidad gastada de tanto abrazo, irremediable descanso sobre un mismo pecho.

Tendrás la bandolina cuando uses mis piernas y me tocarás la pieza de una forma magistral.

Tan así será el canto de la sirena,

el grito del pirata

y la osadía del buque fantasma.

Es la historia donde quiero inventarte.

martes, junio 11, 2013

Soneto de pieles ausentes

                            inmemorium

Tu ropa y su sombra liberada,
pájaro en la piel que se eleva,
anido besos antiguos -soy Eva-
aquí vamos de caricia soñada.

-Tutti é bello- los ríos y tu risa,
aguas tibias de pura carcajada,
voy desanudándote la camisa,
mi cuerpo se vuelve una cascada.

La rosa nos mira porque espera,
los fulgores o la nieve que sueña:
dos espaldas desnudas y enteras.

Hay desorden en la caja pequeña,
la ausencia tuya no me libera,
ya vendrás con la luna abrileña.

miércoles, noviembre 14, 2012

Lo que no somos



No somos mujeres artefacto, ni tinaja donde se recibe el semen, ni arteria adicional del otro sexo. No solo perpetuamos descendencia donde los siglos dicen que nació de una mujer, y cuando esa heredad ya no es permitida se abandona el amor.

No es solo cuerpo que suda en sus orgasmos ni sé como decirlo después de eso y del siguiente día, donde no hay caricia que se frecuente. Y no es atropello decirle a los prejuicios que ya son volátiles y que no aceptamos tiranos en el cuerpo.

Ya no somos como éramos, se ha traspasado la sucesión en una continuidad distinta, ser desde todos los ángulos, desde todos los silencios que nos daban miedo, ya la voz tiene otro sonido plural de mujer.

jueves, mayo 10, 2012

Cántigas en mí

2010_1105seas4playa0089

Amo.

No sé cómo ni cuándo.

Lo presiento. Él está allí.

Sé que abrirá la puerta, la ventana o el muro y me dejará entrar bajo su cobija.

Su piel tendrá forma de nube y podré reconstruir su forma sinuosa y tenue.

Mi lengua tendrá golondrinas para volar sobre su espalda.

Allí anidaré este espejismo hecho realidad.

La lluvia sigue, seguirá en mí, como lo fuiste mientras te inventaba.

No he tenido opción de que fuese distinto.

No es el destino el que viene a decirme que traza su vereda.

Ya desde siempre supe que esperarlo es la única esencia que no me ahoga.

Esto pasa como pasa todas las cosas.

El cuerpo se sosiega de un umbral indefinido.

Se sostiene o gravita de la manzana que espera morder.

Hay rotación y traslación desde mi Universo.

Giro sobre él y todo mi sistema.

Aunque tenga una luna sobre mí y otros planetas a los que amo.

Será distinto a partir de algo.

La espera sigue y yo con ella.

viernes, abril 13, 2012

Sushi






Espero con el sushi a un lado. Las algas son algo de las cuales se debe comentar. Marina como soy, se sospecha algo. Es como si el verde tuviese un viaje dentro de mí y me hiciera sentir rodeos de caracolitos. Se suelta la hoja como danza y el arroz interpela mis dedos corrugados. Todo se estrecha, el mundo igual        conmigo.

Hay vertientes de ideas. Aguacate y mango porque del trópico huyen los aromas. El wasabi en la esquina de la trinchera y la soya me intimida por el resto del sorbo que naufraga despacito. Es una conspiración del mar y tanto reflejo del mismo. Pensar por allí. Ausentarse del deseo. Habitar el presagio de los milenios y su historia. Todo se vuelve enteramente delicioso, me dejo ir con la marea.

Si tan solo el mundo fuera una complacencia. Pero no lo es, el deber es convertirlo en eso.