martes, marzo 01, 2011

Es marzo…

11

No hay mes para recordar. No hay día específico para que vengan rostros, faenas, situaciones que nos tocan vivir, rastrear, abrazar o querer olvidar. Es marzo y se apresura la memoria de las cosas, las mías. Alguna vez tocadas por otros hasta hacerlas parecer mejor.

Hoy salió el acento en un recuerdo, de una pareja de amigos puertorriqueños cuando me tocó vivir años fuera de mi país. Cantan cuando hablan y siempre sentía tonos diversos en sus carcajadas. Tengo más de diez años de no verles pero en este momento los escuché perfectamente. El sentido auditivo tiene una memoria de la alegría. Me contenta empezar Marzo con ellos como si tuviera un audífono puesto.

Pero ahora me vienen todos los demás meses, todas las demás personas con sus voces distintas y me hacen arrullos particulares, huellas y gestos. Pero también, todo depende de la forma en que los miremos, agrego mirar a escuchar. De esta provocación que viene a mi memoria con los amigos, nace la intuición de desear volver a verles. De pronto viene la memoria olfativa y el pastel de plátano verde que lograban deshabitar cualquier hambre en esa casa. La forma como manejaban sus chancletas y hasta el tipo de letra con la que escribían. Sin duda, todo tan particular en todos los sentidos. Así debe ser de las personas que quieres, distinguirlas con los años por esos detalles palpables, casi musicales, por las formas de ser que nos hacen ser con ellos. Por la diversidad que amamos y que nos inspiran en todos los meses. Es pronto para decir que marzo termina.

3 comentarios:

BLACKWIND dijo...

Cuan sencilla es la palabra cuando en ti se lee, te invito a mi blog
cuando pases por aquí
http://diezdenoviembrede1975.blogspot.com/

taio dijo...

superb

Marialuisa Giovannini dijo...

Hola Luissiana , como compreendo las sensaciones que tan bien describes , mi vida está llena de recuerdos de personas distintas y cariñosas (:
Todavia no terminó marzo
un abrazo verde .