martes, junio 11, 2013

Soneto de pieles ausentes

                            inmemorium

Tu ropa y su sombra liberada,
pájaro en la piel que se eleva,
anido besos antiguos -soy Eva-
aquí vamos de caricia soñada.

-Tutti é bello- los ríos y tu risa,
aguas tibias de pura carcajada,
voy desanudándote la camisa,
mi cuerpo se vuelve una cascada.

La rosa nos mira porque espera,
los fulgores o la nieve que sueña:
dos espaldas desnudas y enteras.

Hay desorden en la caja pequeña,
la ausencia tuya no me libera,
ya vendrás con la luna abrileña.

2 comentarios:

Jill Barquero dijo...

Hola Luisiana, tiempo de no verte por los destinos Facebuqueanos. Gusto de saludarte por estos medios. No te pierdas!

Luissiana Naranjo dijo...

Gracias saludos abrazo