viernes, marzo 05, 2010

la misma palabra

emy3 emily

doy vuelta en la cocina por la misma palabra de siempre,

por los platos que no acomodo para mirarlos vacíos,

          

         tan vacíos como esta memoria y sus coincidencias:

 

el aroma que murió aquella noche en su lengua y entre mi pubis,

la cuenta pendiente de luz y el poema que no acabo,

la intriga del gusano que se come mis violetas y el libro que llevo en mi bolsillo,

 

no cruzar del otro lado de la puerta y subrayar mi asombro por la Dickinson,

 

mi negación por entender la muerte y las teorías literarias,

enojarme por lo trivial del mundo y esa frase inútil cuando se despiden,

lo íntimo de escribir en el papel, una carta y el romance que solo se sueña,

 

las tres cervezas que guardo cuando decida olvidarle,

el ahorro que gasto con ganas como si fuera mi último día,

la absurda metáfora que escribo porque así lo quiero,

 

todo es regresar con mi culpa,

y por la misma palabra de siempre,

darse vuelta en la cocina cuando enfrío,     

mis dedos y la cena.

13 comentarios:

Amorexia. dijo...

que te puedo decir de la sublime levedad de tan rutinaria trascendencia?

soy escritor, pero esta noche, me dejaste sin palabras...

deshora (siempre así, hoy más)

Luissiana Naranjo dijo...

Gracias por tus palabras. También disfruté de tu poema!!! saludos

wílliam venegas dijo...

¿Qué sería del verso cuando la palabra deje de ser eufónica? ¿Qué sería de lo lírico cuando la palabra deje de ser imagen? Es como si en la música desaparecieran la melodía y la armonía.
Por dicha, Luissiana, usted está ahí para evitarlo con su sensibilidad; usted generosa en talento entre tantos otros y tantas otras poetas. Y yo para leerla.

Luissiana Naranjo dijo...

Gracias William. A veces juego con formas, este poema en particular es muy conceptual no tan lírico como otros pero mi estilo no es predeterminado ni forzado, escribo como me siento y para muchos ese es mi problema pero bien, todos escribimos por los motivos que queramos! Y muy bien recibidas sus animosas palabras, ninguna sobra!! saludos

FRANK RUFFINO dijo...

Luissina:

Ya William resumió el significado de este poema tuyo.

Me hizo gracia que dices guardar tres cervezas para el momento de ruptura y poder, tal vez, soportarla mejor. Jo: se ve que no tomas nada de nada, me imagino: seguro un vino con la cena... O bien es simplemente una licencia o figura para aumentar la intensidad del poema...

Abrazos fraternos en Amistad y Poesía verdaderas,

Frank.

Luissiana Naranjo dijo...

Hola queridísmo Frank,cierto, 3 cervezas y caigo de patada!! casi no tomo pero lo hago de relinche en ocaciones desahogantes pero tengo otros vicios peligrosos,jaja.
Por cierto, me mandaste a la mierda aquel día y carajo me eché a reír. A ver cuando estes por estos rumbos y nos reunimos con otros poetas a tertuliar!!

FRANK RUFFINO dijo...

Luissiana:

Sí, después pedí las típicas disculpas del borracho pero ya para qué.

Por supuesto, yo te avisaré al mail uno o dos días antes y te puedo invitar un rato a algún bar a tertuliar al tenor de unas cervezas, aunque sea una de tu parte. Recuerdo cuando llevamos en 1993 (?) una o dos materias de periodismo en el San Judas Tadeo. Nos habíamos eximido los dos con la querida profesora Eugenia Sancho en Relaciones Públicas para Periodismo, cosa que de nada me sirvió, pues entre más viejo, más troglodita e incivilizado soy.

Abrazos fraternos en Amistad y Poesía verdaderas,

Frank.

P.D. Si te hubiera ubicado ese día en la sección de comentarios del ratón Aguilar, me lo hubiera pensado dos veces antes de mandar a todo el mundo a comer... Acepta mis disculpas.

Luissiana Naranjo dijo...

No importa, estimado, mierda es mi palabra favorita. Y de último, en este paraje existencial todos somos una!!!!!
Sabía que te conocía de alguna parte y que bonita sorpresa saber que fue en la U. En esa época estuve también de presidenta y luchaba por hacer una revista o periódico del San Judas cuando era de la UACA. Idealismos baratos!
Y claro, espero con gusto el día para tertuliar. De vuelta, tus abrazos fraternos!

J.Carlos dijo...

Hacer de lo cotidiano algo hermoso, encontrar mimbres en el poso de cada día para tejer las palabras que nos identifiquen, exprimir el recuerdo y beber el presente, así encuentro tu escrito, lúcido y bello.
Un placer encontrarte.
Saludos

Luissiana Naranjo dijo...

J. Carlos, gracias por pasar por mis deshagos cotidianos. Ya husmeé por tus lares y su diversidad.
Afectos poéticos.

FRANK RUFFINO dijo...

Sí, Luissiana: Recuerdo eso perfectamente. Esos días, aquellos días... Bueno, también éstos pueden ser buenos, todo es actitud ante la existencia. Y aún somos jóvenes. Si llegamos a 80 o más estaremos también añorando estos momentos cuando éramos guilillas de 40 y pico... En estos días por la tele pasaron a una señora rusa de 139 años, la más vieja del planeta Tierra. Uno de sus hábitos alimenticios era beber vodka todos los días, igual que si tomara café de aquí: con esa regularidad y saboreándolo la bandida viejecita.

Sería mucho pedir llegar a esa edad, y que tú o yo, estuviera tomando Cacique en el año 2105 o por ahí. Increíble es esta señora y digna de admiración!

Abrazos fraternos en Amistad y Poesía verdaderas,

Frank.

P.D. Cualquier día de estos las circunstancias serán propicias para reencontrarnos con el fin charlar y tomar algo por ahí.

Luissiana Naranjo dijo...

Bueno Frank gracias por el ánimo de mis vertientes cronólogicas y mis ya extendidos 40s. Y por qué no, ciertamente mi abuela murió de 95 con lucidez mental y disfrutando del vino. Yo con vodka y cordura también me gustaría llegar allí. Aprecios
Que nos veamos pronto!!

Anarco Cerda Sudaka dijo...

como siempre gracias