miércoles, diciembre 29, 2010

Podría empezar con la forma cursi de decirle -te amo- pero no sería suficiente, o tal vez diga, que sos un pájaro que me anida soles con su pecho de árboles amarillos pero la noche cayó en la ausencia y se me hizo tarde, ...ya fue tu vuelo y no importa nada de lo que pueda decirle.

 

Es confesable intentarlo.

Me atrevo a ser cursi por vos.

Que el título sea el poema que resuma todo.

 

Debo inventarte, imaginarme que sí

que sí me imaginas en ese recinto de la ternura

que el invierno con Mozart se te parece

que mis lluvias son torpedades nada más que sirven para la espera,

te espero y lo sabes,

nada importa más que esperarte.

 

Fue piel entre nosotros,

prisa,

bosque húmedo

y entiendes el porqué escribo tanto de ramajes amarillos o del verde limón.

 

Estuve y me fui un día porque es más fácil la resignación,

no ostentar el universo o las gemas preciosas;

y perderse con el olvido

era más fácil que decirte: amor.

¡Pero te diría amor tantas veces!

 

Ahora, duele la tierra prometida,

las lenguas antiguas que van a otros muros,

a otros perfiles extraños,

duelen las señales esquivas, ajenas,

ese silencio que no huye y se acerca más y más…

me voy con él 

sin la Rosa

con pedacitos de espinas y soles.

 

Me voy, amor,

porque tu humareda tiene razón de perderme.

5 comentarios:

Poeta del Cielo dijo...

De corazon Luissiana que todos tus deseos planes proyectos se realicen y que este nuevo año este lleno de mucho amor en nuestros corazones....FELIZ AÑO NUEVO 2011

Saludos
linda semana
abrazos

MaLena Ezcurra dijo...

Tu palabra me arrebata, plasmas maravillosamente el sentir de las mujeres, no te quedas con nada en el tintero.

Me alegra haberte descubierto en el 2010, deseo que sigamos intercambiando momentos.


Un beso poeta, Feliz Nuevo Año!



M.

Luissiana Naranjo dijo...

Feliz año Poeta del cielo, y mi muy querida MaLena!! que siga la poesía y el drama de vivir como les plazca...! abrazoss

Juan Disante dijo...

Ché memoria
.
Debo confesarte lo inconfesable
esperarte al pie de lo eterno
enterrar lo susodicho
el hacha contra la ley
la insolente eufemia
el estruendo contra el hombre
la protesta contra el vómito

Necesito volver a pasar por tus horas
en algún sitio están los cuerpos
que desarticulan la esencia esdrújula de mi inclusión

las voces íntimas de la reconstrucción nos llaman
me hacen fuerte
la búsqueda de tanto hueso ahuecado
el antónimo de un olvido que ofende.

Si no te supiera frágil no te convocaría
si no fuera incompleta tu indigente escasez
la exigua tozudez de no convertirte en presente
tu vacilación frente a lo banal
tu incapacidad de agotar lo abominable por sí mismo
si no supiera que un hombre recordando
es todos los hombres.

En mi persistente forma de ser sólo humano
quiero volver a pasar por mis aprendidos genes
quedarme con nada en mis cuerpos
enseñarle la puerta al olvido
y que me ayudes a emerger por encima de los sueños
desenterrando mis certezas y miedos
para orillar tu continente de restos.

Te espero en gritos cada siglo
para salir de la noche de esos ojos.

Juan Disante
Argentina

Luissiana Naranjo dijo...

bellísimo, inconclusa forma de decir, abrazo Ché!!