miércoles, febrero 25, 2009

Si el destino nos encuentra… (poema)

HPIM0826 

Sé que no hay marcha atrás,

porque el atrás depuso mi pliegue en tu almohada rojiza,

aquella con la que me restregué sonora en tu humedad,

lo sabe mis huellas que no se repiten,

lo sabes tú mismo con esta distancia,

lo dijo la piel la otra noche con su aroma de mate.

 

No hay trozo válido para una chimenea que aún nos espera

con esa mentira que aniquila el pasado sin encenderse por sus ritos de amor. El hollejo guardará su cáscara para sí.

 

Aún siento el golpe de jazz y tu tambor rupestre de ovejas…

me timbra la piel como el CD postergado de deseos y que nunca me grabaste.

 

Es tan lejos lo lejos…que deseara escribirte mensajitos telefónicos para llamar tu atención.

Lo hacías con tanto deleite por el desahogo de la monotonía.

Si pudieras deletrearme con tu celular y postergar la rutina de no verme.

Disfrutarme con la misma desesperación por no perder mi señal auricular.

Tanto presente y su desperdicio. Envoltura que no deja de abrazarse.

Es nuestra fárfara agitada y sin límites. Tanto de ti …sin mí.Lobo que da por un hecho su salvajismo, ese abismo de desapegos y su libertad.

 

No hubo sentencias solo mis gracias en tu libreta cuadriculada.

 

Te debo los cincuenta pesos del taxi, mis lágrimas y muchas preguntas.

 

Bota los guantes negros donde se esconde el invierno y no olvides bañar a tu perro con los residuos de mi champú.

 

Dejo mi piel en la tuya con pedacitos iracundos de mi café. Sórbelo todo, huélame en tu abrigo como la próxima noche de mi regreso y bébeme de a poquito con la ironía de no que no intentes olvidarme.

-No vemos…

-Que encuentres tu destino….

Hoy me llamaste vía Skype -después de tanto tiempo- y no tenía los audífonos.

Ya ves, cómo es el destino… hace rato compré la tarde para olvidar tu piel porque se esfumó en mi teclado…

 

Oct 2008