jueves, abril 16, 2009

La siguiente dosis

taza de te

el mundo se puebla, se sobresalta, se asesina…

y yo sigo tomando mi té de jengibre con zacate de limón

 

hay una dosis que no se entiende

-historia de un abril que no nació-

se disuelve aún en mi labio y su incredibilidad

 

puedo extenderme como rama,

hacer el amor las veces que quiera,

y seguir dormida…

 

sigue el calor y mis ganas por olvidarte,

sigo mientras lo pienso

 

la cama vacía,

el mundo en su mundo,

mis manos en disolución

y el té de jengibre a punto de terminar

 

Click... una taza de té