lunes, julio 27, 2009

Las flores del bien son de origami

 

Ver imagen en tamaño completo

no sé si lo malo tiene alas de águila

de vuelos falsos

y de utopías

 

si lo que somos tiene pelaje

en la lengua intrusa

en el féretro

o en mí

 

no sé si el autobús tiene su última estación

sin direcciones ni obtusos

en la trigonometría de la ciudad

 

es esto de seguir con el paso de siempre

seducida y sin miedos,

floja de ser porque debe ser,

 

mi mal irremediable y su serafín

que estampa flores de papel

en juegos de origami

 

no sé si pueda con el antagonismo y la insipidez

con los labios toscos que no saben besar

con un horizonte

sin líneas ni torpezas

 

si la batalla es contra mí o a favor del aire

si soy la observación, la mueca ignorante

o la tristeza irracional

 

puede Baudeliere y su espejo

decirme algo que ya no es,

bien rotos seguimos…

 

miro para no garabatear

y escribo para cocer la redundancia,

 

subrayo a lápiz

la historia que se inventa por sí misma,

irreparable,

con un hechizo sin remordimientos

 

no sé si quiero al amor y sus convencionalismos

pero odio la soledad por demás,

los orgasmos inútiles

y la piel que no sabe seguir su deseo

 

me da tirria cuando me tratan de absurda

por no ser partidista

y la garganta me tose de repudios

porque serlo –igual- no sirve para nada

 

no sé cuando doblar el punto que sigue

si debo torcer la línea que se forma perturbada

o son las flores del bien, que no sé

si se reciclan...

 

6 comentarios:

Asterión dijo...

Me parece un buen poema. Solo una cosa no me gusta: el final, ese verso último, como que me hubiera gustado otro cierre.

Saludos y gracias por compartir.

Luissiana Naranjo dijo...

gracias, por pasar Tavo, pondremos atención a lo que dices...
aunque ese reciclaje es lo que más me gusta, jeje

el tuerto dijo...

Te vi por mis notas y pasé de visita, como para conocerte. Gracias por darme el beneficio de la duda.

Reconozco que me cuesta la poesía, sobre todo en un blog, pero el tuyo me lo leí completo. Comentarios mayores te los hago luego; por ahora me quedo con el verso que se me queda (así es más linda la poesía, ¿no?):

Reconozco que yo también odio los orgasmos inútiles.

Luissiana Naranjo dijo...

Gracias tuerto pero que no deja de ver... desgarre del bueno cuando se atreven a leerme, de verás...
más aún se les cuesta afinidad con el genero poético, saludos grandes

Jilthy dijo...

Mira de verdad me gustó bastante este poema.

Luissiana Naranjo dijo...

Jilthy, un gusto que pasaras... tus árboles sueñan bonito!!