sábado, marzo 14, 2009

A ESE HEREJE… del otro día

j0431700

Siéntate en el suelo donde resbalan tus ideas,

háblame de tus complejos de galán seductor,

de tus ínfulas de Dandi acosado.

Entiende:

¡Mis ganas no son susceptibles para tu insuficiencia…!!

¡Que te crees, patán de mujerzuelas…?

Acaso piensas que me interesa abrirte las piernas y tener hijos contigo…

ni con mil credos iría de vuelta a tu cama,

Titán de gansos alocados.

No conoces la altura de mi cordillera,

ni el albedrío al que me someto -escalador del otro siglo-,

soy dueña de mí misma,

de mis óvulos y tactos.

A vos, sí…

a vos hereje del otro día…

sigue buscando el hoyo de tus pérdidas,

en el huacal de tus condiciones,

y entra allí de una vez

para que adormiles tu libertad.

Encontrarás tu otra perfecta…

con el abrazo clásico de antaño

que se conforme con tu semen y tus heladitos de sorbetera .

Opto por la soledad y no por las migas del pan añejo.

Encontraré mi otro imperfecto que se atreva

a ser turbulencia en mi río

y navegue sin miedos

-dentro, fuera, a lo inverso, sobre él, al lado, detrás, por la orilla-

en la continuidad de mi cada día y para siempre.