jueves, marzo 05, 2009

SFUMATO: ACTITUD CREATIVA ANTE LA CRISIS

clip_image001

 

Fracturados, sin cordón umbilical, náufragos de miedo…

Todo es reversible ante los cambios…no lo que suponemos. Nadie se prepara para la incertidumbre. No se enseña ni lo aprendemos en la escuela. No buscamos encarar lo desconocido. Estudiamos, trabajamos y vivimos para condicionar nuestra estabilidad. Es pisar como línea única el paso que conduce a nuestra seguridad. Pero sin prever que hay muchas líneas inversas, circulares que conducen a desviarla.

Por eso, hoy como humareda positiva les regalo un poco de SFUMATO. Lo aplico mucho en mi práctica creativa y como consecuencia a ello, lo hago en mi vida y a dado resultado.

¿Qué es SFUMATO? Literalmente significa “volverse humo”. Pero en sí, es nuestra disposición para aceptar la paradoja y la ambigüedad. Abrir nuestra mente ante la incertidumbre con nuestra verosímil fuerza creativa. Debemos obligarnos a enfrentar la anchura de lo desconocido, de lo escurridizo…

La “duda” es natural para crear, para pintar, para vivir. Es interesante prepararnos en la tensión de los opuestos: tener y no tener; perder y ganar; empobrecernos materialmente o enriquecernos; mejorar en salud porque está a nuestro alcance o desmejorarse porque sí; ser desempleado a la espera o inventarse un nuevo oficio; es como un juego de acertijos pero con actitud de renovarse, de buscar siempre diferentes perspectivas.

Es aprender a desamarrar los nudos y darle forma de vuelta a la cuerda. Doy un ejemplo con la pintura, a veces lo borroso permite que una forma se funda dejando con otro trazo, algo para la imaginación. Es un perturbador efecto pero cuyo resultado es provocar una yuxtaposición creativa. Resalta la belleza con su imperfección.

En la vida hay muchas formas sombreadas que dan lugar a que el próximo trazo sea un resalte de belleza y fuerza creativa. A medida que el cambio se apresura, se hace un recuento de que las ambigüedades se reduplican y el espejismo de la certidumbre es difícil de mantener. Por eso, debemos tener habilidad para conllevar ese humo constante como parte de nuestra vida cotidiana. Eso implica serenidad para asumir la paradoja. Se debe llevar sin tortura, con tolerancia, con la idea de que siempre encontraremos otra posibilidad, otra puerta ante la contingencia…

¡¡Acepte el cambio con actitud creativa!! Sintonice y confíe en su intuición. Por supuesto, cada quién es responsable de decidir como llevar su crisis, sus soplos dominantes pero busque dentro de sí, de como haría en otras circunstancias o de lo que sería capaz de hacer para no detenerse o llorar lo perdido.

Recuerdo una frase vieja que dice: “no hay peor drama que cambiar de zapato a caite” pero se puede usar el caite y seguir caminando. Compartiré mi historia como me gusta aprender de otras; a veces sirve como memoria para danzar la de uno a nuestro modo.

Contarla o confesarla me ayuda a recordar que puedo asumir cualquier cambio. Siempre puedo ser capaz de reiventarme, de empezar de cero, todas las veces que quiera.

Todos hemos vivido nuestros SFUMATOS. Les contaré el mío más tarde, quizás mañana, lo prometo, tal vez a alguien ayude en estos días que se profetizan nublados, aunque consiento que siempre han existido y seguirán existiendo… siempre hay “humarascales” como dicen en los pueblos. Y siempre hay forma de conllevarlos, de asumirlos como guerrilleros.

(Continuará)